10 de febrero de 2017

Panteón de Sevillanos Ilustres - Sevilla








El Panteón de Sevillanos Ilustres se encuentra situado bajo el renacentista Templo de la Anunciación en la calle Laraña, obra del arquitecto Hernán Ruiz, y sede de la Hdad del Valle; aunque su acceso se realiza habitualmente a través del patio de la Facultad de bellas Artes, siendo el Templo Iglesia de la Compañía de Jesús y el patio el claustro de la casa profesa de la orden. La comunicación entre los dos recintos también puede realizarse a través de una puerta en la nave de la Epístola del templo.

La Casa se erige en 1565 siendo uno de los pilares de la Contrareforma que tras el Concilio de Trento intentaba socabar la influencia de los Protestantes en la Europa del momento; asimismo de aquí salían los nuevos miembros de la Orden que iban a evangelizar a América y otros territorios del Reino. La Iglesia es BIC (Bien de Interés Cultural) y es declarada Monumento Histórico Artístico pertenecientes al Tesoro Artístico Nacional en 1931.

A través de una escalera se accede a la cripta, siendo la base de esta una cruz latina y teniendo el techo abovedado; las paredes se recubren de granito gris y el suelo de granito rosado.

Fue en 1767 cuando Carlos III, atendiendo a las indicaciones de los ilustrados que encontraban en la orden un enemigo a sus propósitos, ordena la expulsión de todos los territorios del Reino de España de la Compañía de Jesús, los Jesuitas. Es entonces cuando el asistente Pablo de Olavide solicita permiso para utilizar la Casa Profesa con fines civiles y se establece en ella la sede del germen de la Universidad de Sevilla, la Universidad Literaria. Al mismo tiempo gran parte de las obras de arte que existían en la Casa sirven para crear el que luego será Museo de Bellas Artes de Sevilla. La Iglesia se convierte en Capilla universitaria hasta que en 1956 se traslada a la ex fábrica de tabacos.

La invasión francesa origina serios daños en varios conventos de la ciudad y por idea del Dean López Cepero, se decide trasladar restos funerarios a la Iglesia de la Anunciación, a la cripta que los Jesuitas tenían bajo el Templo. Ya en el siglo XX, en la séptima decena, Florentino Pérez Embid, Director General de Bellas Artes, realiza obras de mejora y ampliación en la cripta y la deja tal y como hoy la podemos ver.

En el Panteón se encuentran los restos de

- Miembros de la familia Ponce de León, familia que apoyo a la Casa Trastamara y después a Isabel la Católica interviniendo en la conquista posterior de Granada.

- Francisco Duarte de Mendicoa, Proveedor Gral de Armadas y Ejercitos y  Catalina de Alcocer, esposa del anterior. Un bajorrelieve con detalles tardo-medievales en la pared marca el lugar donde se encuentran, se puede observar al matrimonio, él con armadura, descansando las cabezas sobre almohadillas y los pies sobre leones; figura el águila bicéfala de los Austrias. Sus cuerpos fueron enterrados en 1554 en el Convento de los Mínimos de la Victoria en Triana, que ayudaron a fundar. En 1840, con motivo de la desamortización del convento se trasladaron sus restos a la Anunciación.


- Lorenzo Suárez de Figueroa  fue el trigésimo tercer maestre de la Orden de Santiago y fundó el convento de Santiago de la Espada en Sevilla. Murió en 1409, a los pies de su sarcófago una talla en piedra de un perro parece evocar al animal que en vida poseyó

- Benito Arias Montano, Nació en Fregenal de la Sierra 1527 y murió en 1598. Gran humanista sus saberes abarcaban filología semítica, griega y latina, filosofía, teología, medicina, matemáticas, biología y física. Participó en el Concilio de Trento y Felipe II lo nombró su capellán y tras un viaje a Amberes donde dirigió la realización de la Biblia Regia por encargo del propio rey, este le dio plaza de consejero privado.

Arias fue encausado dos veces por la inquisición resultando inocente en ambos procesos.
Una estatua suya se encuentra entre las de los sevillanos ilustres que presiden el lateral del Palacio de San Telmo, realizada por Antonio Susillo en el S. XIX.

Lorenzo Suárez como Benito Arias descansan en dos sarcófagos que muestran sus figuras yacentes.

El Ara y la nave principal están presididos por un Crucificado atribuido al taller de Roque Balduque, artista flamenco del S. XVI.

A la izquierda del altar el crucero esta despejado, en el lugar se encontraba el grupo escultórico de los Afán de Ribera, con sepulcros renacentistas de don Pedro Enriquez y doña Catalina de Ribera ( la que da nombre a los llamados "Jardines de Murillo" ) obra del genovés Antonio María Aprile de Carona. Los Restos y esculturas fueron regresados a su lugar original, el Monasterio de Santa María de las Cuevas, en la isla de la Cartuja tras su restauración con motivo de la Expo'92.


Al comienzo de la nave derecha encontramos a

- Jerónimo Girón de Moctezuma y Ahumada y Salcedo, Marqués de las Amarillas
- Antonio Desmaisieres Flores Rasoir y Peón
- Manuela Fernández de Santillán, Marques de la Motilla.
- Luis José Srtorius, Conde de San Luis ( periodista y diputado )

Después tenemos las lápidas en honor de 

- Alberto Lista y Aragón ( 1775 - 1848 ) Profesor de matemáticas, periodista, escritor, Fue un importante influencia en los poetas romanticos, Espronceda, Ventura de la Vega, Larra y Bécquer entre otros. Como curiosidad el primer poema de Gustavo Adolfo fue un epitafio en honor de Lista

- Félix Reinoso Gómez ( 1772 - 1841 ) Poeta que sufrió exilio acusado de afrancesado

Ambos fueron miembros de la Academia Sevillanas de Letras, eclesiásticos e ilustrados

Más adelante encontramos una placa conmemorativa en honor del conocido Rodrigo Caro ( 1573-1647 ) que aún siendo utrerano descansa en Sevilla. Amigo de Quevedo, Lope, Pacheco... era historiador, anticuario, biógrafo, abogado, eclesiástico y poeta. Suyos son estos versos, referidos a Itálica

" Estos, Fabio, ! ay que dolor ! que ves ahora
campos de soledad, mustio collado
fueron un tiempo Itálica famosa "

- Federico Sánchez Bedoya ( 1844-1989 ) y su esposa Regla Manjón ( 1851-1938 ) es el nicho que figura a continuación; él militar y político  conservador y ella escritora amante de la arqueología. En su casa de la calle cuna atesoró mosaicos extraidos de Itálica, así como esculturas, ánforas.

En el muro de la derecha se encuentran sevillanos del siglo XIX y XX

- José Gestoso ( 1852-1917 ) autor de u catálogo de pinturas y esculturas del museo provincial, amante de la arqueología

- Antonio Martín Villa que fue rector de la Universidad de Sevilla, amante de las ciencias naturales, la arqueología, Literatura y Bellas Artes, amén del derecho, su profesión


- José Amador de los Rios, cordobés de Baena fue discípulo de Lista, catedrático de literatura fue profesor de Cánovas, Canalejas, Castelar, Menéndez y Pidal, Larra.. casí ná. Fue el primero que empleó el término mudéjar para definir el arte hispano realizado por árabes tras la conquista de Sevilla.

- Jorge Díaz era catedrático de filosofía

- Nicolás Maria Rivero ( 1815-1878 ), abogado, diputado del partido progresista y del partido democrático y ministro de gobernación y presidente del Congreso mientras reinaba en España Amadeo de Saboya

- Francisco Morales Gago era catedrático de teología y fundó la Academia Sevillana de Estudios Arquelógicos.

- Antonio Lecha-Marzo ( 1888 - 1919 ) catedrático de medicina legal y toxicología, científico e investigador

- José María Izquierdo  ( 1882-1922 ) profesor, ensayista, periodista, poeta fue promotor de la Cabalgata de Reyes Magos

- Mota Salado rector de la Universidad de Sevilla

- Cecilia Bolh de Faber "Fernán Caballero" ( 1796-1879 ), Se educó en Alemania y Cádiz, comenzó a escribir bajo el seudónimo de "Corina" como era habitual en el caso de mujeres en esa época. Enviudó varias veces y fue protegida de los Duques de Montpensier e Isabel II, llegando al punto de vivir en una estancia cedida del Alcázar de Sevilla.

- Gustavo Adolfo cquer ( 1836-1870 ) , de nacimiento Domínguez Bautista, adoptó el apodo Bécquer en honor de su padre, pintor que firmaba con ese apellido en homenaje a sus antepasados de origen flamenco. Su padre falleció siendo niño y se crió bajo la protección de su madrina dña Manuela Monahay, mujer con una extensa biblioteca en casa que Gustavo Adolfo aprovechó para aprender literatura e historia.

- Valeriano Bécquer hermano del anterior e insigne pintor










No hay comentarios:

Publicar un comentario